Fabulas de Melon y Melames

No podríamos excluir de esta antología algunos de los muchos versos que se han escrito sobre la vida y milagros de los personajes más famosos del abur: Melon Gutierrez y Melambes Fierro

Entre Melón y Melambes
hicieron un mariachi,
Melón toca el violin y
Melambes la trompeta.

Entre Melón y Melambes
hicieron una ensalada,
Melón corto el limón y
Melambes el pepino.

Entre Melón y Melambes
hicieron una casa,
Melón compró el cemento y
Melambes la barilla

Entre Melón y Melambes
hicieron un pastelillo,
Melón batió la harina y
Melambes los blanquillos.

Entre melon y melaces
se apedrearon en un llano
Melon le tiro con honda
y Melaces con la mano

Entre Melon y Melambes
arreglaron un automovil,
Melon arregló las llantas,
y Melambes las balatas.
Entre Melon y Melambes
Jugaron a la guerrilla.
Melon fue el gatillero
Y Melambes el Cabecilla.

Y para jugar a la guerra,
Cabello cortaron en un salon.
Melon fue el trasquilado,
Y Melambes el pelon.

Sólo pudieron matar
Un pequeño gorrioncito
Melón se comió las plumas
Y Melambes el pájarito

Padecieron grandes calambres,
Y jugar les dio pereza.
Melon por herirse el brazo,
Y Melambes la cabeza.

Jugaron mejor al futbol,
dando grandes patadotas,
Melon consiguio la cancha,
Y Melambes las pelotas.

Y asi Melon y Melambes,
Jugaron, mas sin portero,
Melon jugo defensa,
Y Melambes el delantero.

La Primera Vez

Con ternura te la abría,
mas tu temor inicial,
me hizo suponer normal
tu queja, porque te hería.

Yo seguí perseverante,
tu la veias perdida,
fui mas tierno que un amante,
no merecí tu mordida.
Por fín como una grán puerta
entre gritos y sofoco,
molesto por aquel foco
rendida quedaste abierta.

Penetre con grán cuidado,
siempre he tenido talento,
y haciendome el despistado,
metí todo el instrumento.

Tu rigidez inicial
se convirtio en movimiento
con ese terrible lamento:
¡me haces daño animal!

Poco a poco entre dolores
logré aquello que deseaba
tu fingías estertores
mas se te chorreaba la baba.

Cuando creí conseguido
mi objetivo principal,
me di cuanta que al final
aun no cobraba sentido

Entoces me hice un enredo,
al ver que no te alcanzaba
metí un dedo, el otro dedo
pero nada, no llegaba

Todo una mano, ya ves,
tampoco fue suficiente,
sino fuera tan desente,
te hubiera metido los pies.

Las fuerzas se me escapaban,
y tu no me dabas respiro,
las piernas flojas temblaban,
no permitias el retiro.

Saque los dedos, la mano,
tu perdías el aliento
te retocias cual gusano
y no salía el instrumento.

Tanto que me costo meterlo,
y ahora no podía sacarlo
te juro que temí perderlo
¡¡¡Nadie volverá a chuparlo!!!

Yen el último momento,
(de fondo un grito ahogado)
salió todo el instrumento,
baboso y todo esangrentado.

Respiraste satisfecha,
mi suspiro fue mas vago
me miraste con reproche
sin pensar en mi lumbago.

Sé que estas adolorida,
mas te vas, corre que vuela,
parecias agradecida.

¡¡¡Por fín te he sacado la muela!!!

Don Juan Chilorio

A lo lejos se le oía
A Don Juan Chilorio que cojía
con plebellas putas todas ellas
Pero dijo a las mas bellas
“¿No es verdad angel de amor,
que en esta apartada orilla,
mi chile con mantequilla se te resbala mejor?”
“Por dios, Don Juan! Que soy doncella!
Solamente la puntilla!”
“Nada de eso que para eso pago un peso.”
“Pero es que sus pelos ya me pican”
“Calla puta, que ayer me rasuré
y hasta un huevo me lleve.”

A su castillo se la llevó,
y muerta amaneció.
Don Juan Chilorio preocupado pensó
que fue por los 3,00 metros de salchicha que le metió,
así Don Juan reflexionó:

Coger al año, no hace daño;
coger al mes, que bueno es;
coger a la semana, es cosa sana,
coger al día, que rico sería,
pero coger a cada rato, ¡¡¡Se me chinga el aparato!!!

¡La Cague!

Un día fui a la iglesia,
el padre dijo: “Oremos”
Yo le entendí “caguemos”
cagué y cagué hasta que una banca llené,
el padre dijo: “Saquen a ese loco”
yo entendí “eso es muy poco”
así que cagué y cagué hasta que la iglesia llené
y el que no supo nadar
caca tuvo que tragar.

El chico Temido

Yo soy el chico temido de la vecindad
soy el pelón encajoso que te hace llorar
Me llamo José Boquitas de la Corona y del Real
yo soy del barrio el carita, las chicas,
los chicos, me dan mi lugar.

Siempre me verás vistiendo mi saco café
tiene sus ojales blancos y atrás de piqué
si tu me cuentas los pliegues verás que siempre uso tres
te hecho de menos pelona
con tus medias rosas, tu falda ye-yé.

Mi novia ya no es Virginia, Quintina, ni Paz
ahora saco a Excrementina, la saco a pasear
Es muy robusta del pecho,
a Prieto se la quité. Es prima de Juan
Derecho caifán de los nuevos
huevos La Merced. Te hacía un muchacho decente,
le dije al Caifán, pero eres meco
y me sacas de quicio rufián.
Eres el mismo satán, eres como la tía Justa
que empuña la fusca mi pelafustán.

Yo soy el chico temido, ya llegó su tren
cuida a tu chico con vida, tu papá ya bien,
besitos a los pelones y besitos por allá
que te atropelle la dicha
y te saque pedazos de felicidad.

Chava Flores

La sabiduría del Machete

La siguiente serie de poemas son del libro Nueva Picardía Mexicana de Armando Jiménez. Dice el maistro A. Jiménez que las encontró inscritas en las hojas de los machetes.

Como oaxaqueño que eres
al mundo no te rebajes
prefiere morirte de hambre
pero tu nunca trabajes

Brindo como mexicano
y tambien como patriota
que chin chin maximiliano
y la puta de carlota

En la puerta de mi casa
Hay una piedra bendita
Si una puta alli se sienta
Se levanta señorita

Soy gallito de Oaxaca
que subo y que bajo cuestas
he pisado pollas finas
cuantimas pollas como estas

Aguadas me gustan mas
aunque me la pelen menos
pues no pierden el compas
como los caballos buenos

Soy de las altas montañas
donde habitan los leones
buen amigo de los hombres
y azote de los cabrones.

Profundos Pensamientos

Para el cruel destino, vino
para el fracaso, de ron un vaso
para la tristeza, cerveza
para todo mal, mezcal
Para toda decepción, tequila con limón
Para lo fregado, de tuna un curado

Se despide este pelón
que por las fiestas anda bruja.
Deja nomas consiga lana
y padentro te lo empuja.

Tan valiente y tan fornido
es mi estimado manís
que le dicen “el temido”
Por el interior del país

Agua blanca de las verdes matas
tu me atas, tu me matas
y me haces andar a gatas.

Cien vacas en el patio tenia
aquel granjero en Campeche.
Muy extraño era, no obstante,
que tuviera en el techo la leche.

Yo soy un pobre hermitaño
que viste de humilde jerga
y que del monte baja cada año
a que le pelen… le razuren…
y le hagan todo el servicio de peluquería.

Si por que me ves con botas
crees que soy vaquero
sacame la leche a gotas
antes de que se me vuelva suero

En la selva donde vive el lobo fiero,
El tigre me importa un bledo
no es el leon a quien le temo,
es el mono el que me da miedo.